¡Salgamos de Paseo!

Cuando alguien quiere conocer un sitio, puede optar por irse en un tour. Cuando un fotógrafo quiere conocer un sitio, casi siempre lo hace por medio de un Photowalk.

Un photowalk (lit. “Paseo fotográfico”) es simplemente explorar en sitio y tomar fotos. Muchas veces son organizados por grupos de amigos, otras veces son una estrategia para fomentar el turismo y otras veces, y estas son raras, son un equivalente a un maratón con puestos de control y premios. Sea la modalidad que sea, son una actividad bastante divertida de realizar, ya sea solo o en grupo.

¿Qué puedes hacer para divertirte más? Evitar ser alguno de estos personajes.

El Turista

La regla más obvia es irse preparado. No tanto a nivel fotográfico, sino a nivel humano.

Muchos fotógrafos en verdad se pegan a la onda turística y se les olvida que están en un terreno nuevo y potencialmente hostil. No checan rutas, no checan clima, no investigan las leyes, no llevan ropa adecuada, a veces ¡ni siquiera una botella de agua! Está de más decir… No sean esa clase de persona.

Hagan su tarea y actúen acordes.

La Mula de Carga

Entiendo que queramos sacarle provecho a una actividad tan genial. Que queramos que nuestras fotos sean ganadoras… Pero recuerda que es “photo” y “walk.”

Para este tipo de actividad, lo mejor es un enfoque generalista. Si tienes un lente zoom de buen rango, buenísimo, si no lo tienes, nada más llévate los dos o tres más uses. Lo más probable es que salgas de día, así que no deberías tener motivos para llevarte un flash, y por ser una caminata… bueno, dime tú en que momento podrás fijar un trípode.

Demás está decir que se lleven por lo menos una batería y memoria de respaldo, pues uno nunca sabe cuándo algo puede salir mal.

El Ermitaño

A pesar de tener equipos de alta tecnología y dominar un conocimiento altamente técnico, la mayoría de personas que participan en estos eventos parecen que jamás hubieran estado en la civilización.

Son personas tímidas y nerviosas que prefieren tomar fotos a establecer contacto humano. Si bien técnicamente están en su derecho, una de las cosas geniales de hacer photowalks grupales es conocer gente y hacer amigos.

Además ¿Quién sabe? Las photowalks son oportunidades para expandir tu red, conseguir contacto y hasta aprender cosas nuevas. ¡Sal del caparazón! Nadie ha muerto por decir “hola.”

El Pomposo

Irse a disfrutar una photowalk no significa olvidarse del mundo. Quizá si de las preocupaciones menores, como ese reporte sin entregar o la reunión de padres del colegio, pero no del mundo entero.

Esto es especialmente importante si estás en aguas desconocidas. Trata siempre de mantener un perfil bajo, no lucir nada ostentoso, y estar muy pendiente de tus alrededores. Un photowalk es literalmente la peor ocasión para estrenar ese lente 25-400 de casi ocho mil dólares, o llevarte el bolso de fotografía más aparatoso que tengas.

Recuerda que fauna agresiva, tráfico abusivo y gente mal intencionada son constantes universales a donde quiera que vayas, y es mejor prevenir que lamentar.

 

El Osado

Si eres tú, hazte un severo examen de conciencia y pregúntate que te sucede. Si es un amigo, amárralo con una cadena.

Claro, la tentación de romper las reglas es a veces irresistible, pero recuerda que el sentido común siempre debe prevalecer. Allanar propiedad privada, salirse de la ruta establecida, acercarse a los animales… Puedo seguir y seguir. Pero tu deber es decir “no” antes de que siquiera pronuncien la primera silaba.

***

Podemos resumir esto en: Sé inteligente, pórtate bien… y diviértete. ¿Suena como algo que le dirías a tu hijo, cierto?

Hipocresías a un lado, el propósito de estas actividades es divertirse. Conocer el sitio más a fondo de manera amena, y bueno, compartir con gente si es en grupo. Nada debería hacer que esta experiencia sea otra cosa más que agradable y memorable.

5 octubre, 2017

0Respuestas enPhotowalk"

Deja un mensaje

© Fotoeducacion.com// Todos los derechos reservados, 2015-2017