Felicitaciones al Chef

Existe un gran debate sobre si se deben tomar fotos en restaurantes. De un lado tenemos a los chefs de la vieja escuela, que piensan que es una distracción y que el verdadero punto de la comida es comerla, no verla.

Del otro lado tenemos a la nueva escuela. Son gente nueva y fresca. Y lo primero que piensan es “Hey, ¡publicidad gratis!” Lo segundo que piensan es como volver su oficio un arte, pues ya que esta tendencia existe es necesario hacer no solo comida apetitosa, sino hermosa.

Esto es sumamente importante, pues la mayoría de estos chefs son independientes y deben no solo cocinar sino publicitarse. Si esto aplica contigo, amigo, ¡escucha bien!

La Luz lo es Todo

La fotografía culinaria es una rama de la fotografía de producto, así que tiene muchas de sus características incluyendo la más debilitante: Ser dependiente de una buena iluminación. Puedes escoger los ingredientes más frescos y bañar tu comida en aceites y salsas resplandecientes pero sin una buena luz, tus esfuerzos son en vano.

Como siempre, la luz natural es la mejor opción. Fotografía cerca de una ventana y con la ayuda de un difusor para sacarle el mejor aspecto a tu platillo. La mejor iluminación es sin duda la que viene por detrás del platillo, pues saca a relucir las texturas y brillos de sus ingredientes. Además permite ver el humo o vapor de la comida, demostrando su calor o frialdad.

Menos es Más

La fotografía culinaria es en serio minimalista. No simplista.

Tu único objetivo es fotografiar al platillo, todo lo demás es una distracción.

Los mejores accesorios son aquellos de colores neutros y que cuenten una historia. Si estás fotografiando algo con harina, espigas de trigo no vendrían mal. Un platillo Mediterráneo no es nada sin sus jarras de aceite de oliva y vinagre. Un platillo mexicano podría incluir algunos frijoles o chiles picantes.

Encuentra el Ángulo

Cuesta un poquito encontrar el ángulo perfecto. Y en realidad es cuestión de ver un poco sin la cámara.

Fíjate en las fotos de platillos como los pasteles de boda, hamburguesas y las lasañas. Casi nunca tienen una vista área, sino que tienen una vista frontal o lateral que permita ver las capas que los componen.

A decir verdad, son muy pocas las cosas que requieren vistas aéreas. Las vistas más interesantes son aquellas que simulan tener el platillo justo frente a nosotros, pues permiten explorarlo más a fondo. Ver que ingredientes los componen, la forma en que la luz interactúa con todo…

La Presentación

Obviamente, la presentación del platillo es clave. Pero tú como cocinero debes estar más que preparado. Pon bien las hojitas, si vas a usar salsas solo usa trazos finos y no enormes manchas… Tu sabes a lo que me refiero.

Tu olla no debe tener manchones en sus bordes. Recuerda que tu plato no debe estar sucio. Por más irónico que parezca, tampoco tus instrumentos. Si vas a meter una cuchara en una crema, trata de que el mango no se ensucie; si vas a sacar el cucharón de la sopa, trata de evitar mostrar que la parte de abajo ya que podría estar sucia. Si vas a picar carne, haz la pantomima, no ensucies el cuchillo.

***

¡Y recuerda! Da lo mejor de ti en la preparación. ¡Se supone que la foto exagere tu comida!

4 octubre, 2017

0Respuestas enFelicitaciones al Chef"

Deja un mensaje

© Fotoeducacion.com// Todos los derechos reservados, 2015-2017